jueves, 28 de septiembre de 2017

Cómo proteger y recuperar información ante un desastre natural.

·         Los desastres naturales son difícilmente previsibles, sobre todo si se trata de un sismo. Ante ello, lo más conveniente es estar preparado con una adecuada estrategia de respaldo y con un plan de recuperación de datos.
Cada año se presentan diversas emergencias naturales a nivel nacional, ya sea por huracanes, inundaciones o sismos, lamentablemente las consecuencias humanas como económicas resultan fatales.
El más reciente informe elaborado por la Oficina para la Reducción de los Riesgos por Desastres de la ONU reveló en el año 2015 que los desastres naturales le cuestan a México unos 2,942 millones de dólares, cifra que seguramente habrá que actualizar con los acontecimientos recientes, por el momento se estima que los daños por el sismo del 19 de septiembre equivaldrán al 1% del PIB; según una estimación del Servicio Geológico de Estados Unidos, que proyecta un impacto preliminar de daños de entre 1,000 y 10,000 millones de dólares.
Estar preparado ante una crisis es el principal factor que determine el grado de impacto económico después de la contingencia, marcar la diferencia entre una pérdida total de datos o una simple recuperación, es crucial para facilitar la estabilización de nuestra institución o empresa.
Anteriormente la mayor parte de la información se almacenaba de manera física y era difícil de recuperar, sin embargo, con el avance de la tecnología hoy contamos con sistemas de almacenamiento más modernos que incluyen virtualización y nubes, que tienen la capacidad de resguardar altos volúmenes de información.
Plan de recuperación de desastres, regla 3-2-1
Al implementar una estrategia de protección de datos, es importante tomar en cuenta la regla 3-2-1: tres copias, al menos en dos tipos de almacenamiento de datos, entre ellos uno fuera del sitio.
Realizar un respaldo con sus respectivas copias, siempre actualizadas y funcionales es primordial para minimizar el riesgo de pérdida, lo siguiente es que éstas estén siempre disponibles para aquellos con el debido permiso de acceso. Dichos requerimientos son fáciles de cumplir si pensamos en la forma de operar y beneficios que brinda una nube.
·         La nube almacena la información en servidores que son replicados en diferentes partes del mundo, lo que hace extremadamente difícil que los datos se pierdan.
Se estima que casi el 70% de las organizaciones y empresas utilizan algún tipo de nube para trabajar, de acuerdo a un estudio elaborado por International Data Corporation (IDC). La investigación arrojó que existe un incremento sostenido en la adopción de estas estrategias de trabajo a nivel mundial, dado que conllevan diferentes beneficios asociados a la ciberseguridad y la producción.
3 ventajas de almacenar en nube
Los avances de los servicios en la nube han permitido la proliferación de aplicaciones tanto de uso personal como empresarial y en las organizaciones gubernamentales. La utilización más difundida es la modalidad de infraestructura para almacenamiento, la cual ofrece un servicio básico gratuitito y una suscripción pagada en caso de querer más espacio y beneficios.
El almacenamiento en la nube brinda grandes ventajas para los usuarios, las principales son:
1.    Seguridad física.
En lugar de tener un disco duro de respaldo o servidores de almacenamiento que podrían dañarse, guardan la información en servidores que la replican en otros ubicados en diversas partes del mundo ante cualquier percance en alguno de ellos.
2.    Seguridad lógica.
Los proveedores realizan inversiones millonarias en los sistemas más avanzados para evitar ataques, fallos y perdidas.
3.    Disponibilidad de la información.

Con un simple acceso a internet, el usuario accede a su información desde cualquier dispositivo y en cualquier parte del mundo. Adicionalmente si es utilizada en diferentes equipos fijos o móviles, éstos siempre permanecen sincronizados con la última versión de los archivos. Con esto se puede estar en línea en todo momento para no generar tiempos de inactividad.

 La nube almacena la información en servidores que son replicados en diferentes partes del mundo, lo que hace extremadamente difícil que los datos se pierdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario