jueves, 27 de julio de 2017

Inteligencia Artificial, solución para procesos complejos

La adopción de la Inteligencia Artificial se ha ido incorporando día a día a las actividades cotidianas sin que nos percatemos de ello. Esta naturalización de su uso se ha logrado gracias a la comodidad y facilidad para ser empleada. Hacer una búsqueda por voz, el texto predictivo al enviar un mensaje o la selección de contenido enfocado en gustos e intereses propios en tus redes sociales, son ejemplos sencillos de las aplicaciones de la Inteligencia Artificial. Imaginemos cómo sería si la llevamos al ámbito de la Administración Pública y los servicios que de ella emanan.

Una de las estrategias para fortalecer la relación entre gobierno y ciudadanía es la iniciativa de Gobierno Abierto, en el cual se incluye la transparencia y la participación ciudadana. El proyecto tiene por base la apertura de procesos, reorganización de los datos para ser presentados de una forma amigable y convertirlos en Datos Abiertos. Sin embargo, la reciente evaluación el Centro de Investigación y Docencia Económicas, arroja calificaciones poco alentadoras:

·         En una escala de 0 a 1, se obtuvo 0.39 gobierno abierto, 0.5 transparencia y 0.28 participación ciudadana. De las 3,600 solicitudes de información enviadas, sólo el 70% fueron respondidas, sin tomar en cuenta la calidad de la información que se entregó.

La implementación de la Ventanilla Única de procesos y servicios, se ha impulsado como un esfuerzo por brindar un mejor servicio a los ciudadanos. Al agrupar de manera operativa información y formatos sobre todos los diferentes tramites que los ciudadanos pueden realizar ante la administración pública, su intención es agilizar trámites, pagos, procedimientos oficiales y seguimiento a los mismos. Sin embargo, no es capaz de realizar un trámite en sí.

Retomamos estas iniciativas como ejemplos significativos, representan un avance en cuanto el servicio a la ciudadanía por medio del uso de la tecnología, pero que a su vez pueden escalar: la Administración Pública, en su ejercicio de servicio, puede establecer mayores estándares de operación y mejora continua, lo cual es posible mediante la integración de más tecnología para innovar la forma en la que opera actualmente.

Mediante la incorporación de Inteligencia Artificial, partiendo del Big Data y de la Machine Learning, se puede mejorar el modelo ya establecido para que agreguen valor al servicio que reciben los ciudadanos, ya que éstas se especializan en tareas repetitivas y actividades de gran volumen: captura y clasificación de datos, registro de información, para realizar dichas tareas de forma más eficiente y ocupar a los servidores públicos en actividades con mayor impacto en la ciudadanía.

Realizar trámites desde tu smartphone o recibir información pública a medida de tus necesidades, es posible. Veamos unos ejemplos más concretos:


·         Con la Generación y Análisis del Lenguaje Natural, sería posible realizar un listado de palabras, ya sea en texto o por comando de voz, que indiquen lo que requerimos y automáticamente nos generaría un informe con el análisis de datos que solicitamos, sin la necesidad de mayores tiempos de espera.

·         Aún hay un poco de desconfianza en los servicios de manera remota, a pesar de los tiempos de espera muchos ciudadanos confían aun en la asistencia personalizada, pero con la tecnología de los Agentes virtuales, estaríamos recibiendo la misma atención, pero desde la comodidad de tú pantalla, ya que están especializados en conversar con los usuarios; son capaces de responder preguntas de los clientes y ofrecer información 24/ 7.

·         Es real el temor al robo de identidad, sobre todo si se trata de trámites, pero con la biométria, podrías identificarte y resguardar tanto tus datos personales, transacciones y tramites con mayor seguridad y de forma remota.


Si bien, la integración de Inteligencia Artificial implica una fuerte inversión, representa beneficios en términos de eficiencia, productividad y satisfacción en términos de optimización de procesos y mejora en la atención enfocada a la ciudadanía. 


jueves, 20 de julio de 2017

Los 4 pilares de la Inteligencia Artificial.

Las tecnologías de Inteligencia Artificial están encontrando diversos usos en distintos espacios, ya sea tanto en el ámbito empresarial, investigaciones o en el análisis de datos. Según un reporte de Narrative Science, en 2016, 38% de las empresas a nivel mundial comenzaron a usar alguna de estas tecnologías. Para el 2018 se prevé que se elevará hasta el 62%. Otro estudio, de Forrester Research estima que la inversión para llegar a dicho porcentaje será de más del 300%. 

Pero, ¿Cuáles son las aplicaciones concretas de la Inteligencia Artificial? Muchas empresas mexicanas se preguntan cómo pueden integrar estas tecnologías para aumentar su rendimiento y sus ventas. Ya que algunas de estas aplicaciones vendrán a explotar, simplificar y exponenciar las capacidades de trabajo dentro de ciertas áreas y no a sustituirlos como se cree.  


Algunas de ellas son:

·         Generación y Análisis del Lenguaje Natural:
Se habla de la creación de textos a partir de distintos datos, con la finalidad de poder comunicar ideas en el lenguaje natural con exactitud. La aplicación más común está enfocada al servicio al cliente y la generación de reportes, el análisis de datos y el hallazgo de patrones en el mercado. Dentro de dicha tecnología entra el Análisis de voz en la cual se hace una transcripción y traducción del lenguaje hacia uno computacional; su aplicación más común son las aplicaciones de búsqueda por voz y aplicaciones interactivas e incluso la manipulación y control de casas inteligentes.

·         Agentes Virtuales:
Estas tecnologías se enfocan a la interacción con los humanos. Utilizan un personaje virtual que tiene como función conversar con los usuarios. Es capaz de responder preguntas de los clientes y ofrecer información sobre productos y servicios de la empresa; dado que es automático, no es necesario que las preguntas se hagan en horarios de trabajo y así se puede garantizar que la información llegue al cliente tal cual fue programada.

·         Machine Learning:
Tienen la capacidad de aprender sin tener que ser explícitamente enseñado, como los bots. El desarrollo y la interacción con la computadora es lo que le permite aprender al distinguir y descubrir de patrones, así como clasificar aplicaciones en función de conjuntos de datos. Una de sus mayores ventajas es el procesamiento y el análisis en tiempo real. También pueden ser utilizados como filtros de bases, detección de fugas de información; e incluso, a través de sensores programados, el reconocimiento de caracteres impresos o escritos a mano.

·         Tecnologías biométricas:
Están enfocadas en la identificación, medición y análisis de las características físicas y del comportamiento de las personas. El fin de ésta tecnología es lograr que las interacciones sean más naturales entre humanos y máquinas, así como el reforzamiento de los sistemas de seguridad autentificación de usuarios.

martes, 11 de julio de 2017

La nube, una forma de mantener seguros nuestros datos.

Los ciberataques recientes dan evidencia de un aumento en la amplia gama de formas de ransomware o códigos maliciosos que utiliza distintos métodos de distribución (como correos, anuncios, mensajes, entre otros) que tienen como objetivo secuestrar dispositivos informáticos y datos de personas o empresas para buscar el pago de un cuantioso rescate a través de monedas virtuales.

Para mantenernos a salvo de un ataque es básico tener conciencia del problema, contar con seguridad y los respaldos consistentes, esto para estar preparados y contar con una defensa eficaz ante un probable ransomware. En este contexto, una opción para proteger y evitar estos ataques es el uso de la nube.

·         El uso de la nube como sistema de seguridad presentó un aumento de 24.8% durante 2016, según los datos recopilados por IDC.
El tema de la seguridad es uno de los aspectos más importantes al considerar la transición hacia la nube. Sin embargo, para la seguridad de los datos y la información lo primordial es seguir las políticas básicas, incluso en dispositivos personales: es el primer paso hacia una cultura de ciberseguridad responsable, así evitaremos la escala de grietas que posteriormente puedan generarnos más riesgos.

Los pasos posteriores van encaminados a tomar en cuenta los requerimientos de seguridad que necesitamos, ante ello, la nube híbrida es una excelente opción si definimos con claridad sus componentes de seguridad. En este momento es cuando contar con un experto en éste servicio es fundamental, pues debe ser nuestro mejor aliado al momento de migrar nuestros datos e información de manera segura a la nube y que así permanezca en todo momento sin ser un blanco de ataque.

¿Cómo estar más seguro en la nube?

·         Verificar siempre la ubicación donde el proveedor almacena sus datos y cuáles son sus medidas de seguridad vigentes.

·         Asegurar la sincronización en línea y de respaldo de todos los datos que actualmente residen en sus instalaciones. La pérdida o daño de dispositivos puede ser un grave problema, pero en última instancia estos se pueden reemplazar; la información no.

·         Invierta en un software de seguridad y respaldo que optimice el uso de una red de protección contra amenazas basada en la nube, lo que evita las amenazas de malware de correo electrónico e Internet antes de que lleguen a su computadora, su laptop, su dispositivo móvil o su red.

·         Para los dispositivos móviles, esta combinación de software con protección en la nube significa que la mayor parte de la carga de trabajo se puede abordar dentro de la red, lo que deja liberada la potencia de procesamiento del teléfono para otras tareas.

·         Cifre los datos siempre que sea posible para minimizar los riesgos asociados con la pérdida de datos.

·         En los sitios de redes sociales, cerciórese de proteger su cuenta con una contraseña segura y de tener diferentes contraseñas para cada cuenta.

Una opción sería contratar un proveedor de servicios administrados que actúe como el verdadero Departamento de TI de su empresa para administrar todo esto. De esta forma, este socio puede usar los servicios en la nube para encargarse de toda su seguridad.


El concepto de la nube está evolucionando y ya no sólo abarca la infraestructura, la plataforma y el software, sino también a la gente que se tiene contratada para instalar, configurar, dar mantenimiento, soporte y brindar seguridad al software y hardware de la organización, ahora se tiene la posibilidad de obtener dichos servicios con las mismas características de la nube, un ejemplo es “PEAAS”, “People As A Services®” de Grupo ORSA.